Características

No aguan las bebidas

Los cubitos Inoxfrost mantienen inalteradas todas las propiedades de la bebida conservando su sabor y su aroma.

Máxima higiene

Pueden lavarse como cualquier otro cubierto. Además, no presentan el riesgo que suponen los microbios del agua de los tradicionales cubitos de hielo.

No flotan y mantienen el frío

Debido a su densidad, estos cubitos no flotan, de modo que no molestan durante la bebida. Además, mantienen el frío durante más tiempo que el hielo y no forman bloques.

Duración ilimitada

Se fabrican con el mismo acero inoxidable que las mejores cuberterías.

Ecológicas

Gracias a su duración de por vida y al ahorro de agua que suponen respecto al uso sistemático del hielo.

Personalizables

Se pueden personalizar grabando su esfera con láser.

 


Aplicaciones

 

En casa o en el sector alimentario y de restauración. Dispondrás de un objeto de diseño, práctico y cómodo para enfriar las bebidas.

Es un producto original como regalo de empresa, para la familia, los amigos, la pareja, etc.

En el sector de la sanidad son ideales para la termoterapia, para el transporte de órganos y para calmar dolores y contusiones (frío o calor).


Uso

Fáciles de utilizar, los cubitos Inoxfrost solo necesitan estar 90 minutos en el congelador para adquirir su temperatura óptima. Una vez usadas, se limpian y se vuelven a poner en el congelador.

Si la bebida es natural, recomendamos 1 o 2 cubitos para el vino y también para el café, 4 cubitos para agua, zumos y bebidas, y entre 3 y 5 unidades para licores y cerveza. En cualquier caso, el número de cubitos a utilizar depende de la temperatura inicial de la bebida o de si se quiere mantener su frescor. Por ejemplo, para una copa de cava frío que se quiera consumir lentamente, basta con un cubito.